Mormon Newsroom
Nota de prensa

La Presidencia del Área del Caribe invita a todos a unir su fe en un ayuno especial frente al COVID-19

El comunicado insta a todos los ciudadanos del país, sin distinción, para unir su fe y buena voluntad.

La presidencia del Área del Caribe hizo un llamado este domingo 22 de marzo, a todos los ciudadanos de la región, sean o no miembros de la Iglesia, a unirse en una jornada de ayuno colectivo este fin de semana frente la situación actual generada por el coronavirus (COVID-19), la cual afecta a millones de personas en todo el mundo. El llamado se hizo público mediante un comunicado que incluimos íntegro a continuación:

    

Nosotros, la presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el país, nos unimos a las autoridades y al pueblo dominicano en su preocupación y la toma de medidas para enfrentar la situación actual generada por la pandemia del coronavirus (COVID-19), a la cual no somos ajenos como organización mundial y como familias o individuos.

Reconocemos que muchas personas están sufriendo, ya sea por el contagio o por situaciones derivadas que trastornan la salud, la educación, el transporte, la producción, el comercio, las comunicaciones y otros aspectos fundamentales de la vida nacional.

Sin embargo, nuestra actividad de más de 42 años en el país, predicando el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo y prestando servicio en las comunidades, nos ha permitido palpar por nosotros mismos el espíritu de fe, la devoción a Dios y el amor al prójimo que existe entre nuestra gente.

Por tanto, deseamos extender una invitación especial a todos los ciudadanos del país, sin distinción, para unir nuestra fe y buena voluntad mediante un ayuno colectivo este domingo 29 de marzo de 2020 a partir del mediodía. Esto significa la abstención de alimentos y/o bebidas durante 24 horas, uniéndonos en oración desde nuestros hogares para que esta situación termine.

Estamos conscientes de que determinadas condiciones de salud y otros factores podrían dar lugar a que no todos lo hagan de la misma forma ni por el mismo período de tiempo. Sin embargo, hemos aprendido que no hay nadie que tenga tan poco que no pueda dar algo de sí, por lo que invitamos a cada uno a hacer su mejor esfuerzo. El Señor verá nuestro sacrificio sincero y nos bendecirá por ello.

El ayuno es una práctica común entre los cristianos, similar a otras prácticas presentes en diversas manifestaciones de fe, donde los seres humanos nos disponemos a hacer un sacrificio devoto, personal y voluntario, a fin de solicitar el favor de Dios respecto a un asunto que revista gran importancia. Consideramos que la situación actual amerita unir nuestros corazones de esta forma.

En esta ocasión, proponemos que los fines de nuestro ayuno colectivo sean los siguientes:

  1. Que este peligroso virus, que ha hecho tanto daño, cese de afectar a nuestros ciudadanos y que su propagación se detenga hasta desaparecer a la brevedad posible;

  1. Que aquellos cuyo bienestar físico, mental, material o espiritual se ha visto afectado, reciban el alivio necesario y encuentren soluciones efectivas para pasar con éxito este tiempo difícil;

  1. Que nuestros gobernantes reciban la guía e inspiración necesarias para enfrentar desde sus posiciones de autoridad y responsabilidad, las necesidades más apremiantes de la población;

Como pueblo creyente, confiamos en la misericordia y en la bondad del Señor, quien ama a todos sus hijos e hijas, y promete a cada uno: “Sé fiel y diligente en guardar los mandamientos de Dios, y te estrecharé en los brazos de mi amor” (D. y C. 6:20). Ciertamente, Dios nos cuida y vela por nosotros.

Que el Señor bendiga al pueblo dominicano y que el poder de Su bondad penetre cada hogar al aceptar esta humilde invitación de unir con fe nuestras voluntades para mostrar a Dios que estamos dispuestos a obrar como si todo dependiera de nosotros, a pesar de que sabemos que toda carne está en Sus manos.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.